Fracaso en el amasado

Este fin de semana volví a intentar el panettone. Todo iba bien pero cuando empecé a amasar la masa final, la vi muy fluida. Después de unos 10 minutos con la máquina a tope no había cogido consistencia, empecé a pensar qué podía estar pasando, pesé la masa y llegué a la conclusión de que había echado 100 gr de harina menos de la cuenta.

Añadí 100 gr harina, volví a amasar con la máquina unos 10 minutos y no acababa de coger consistencia y además se estaba calentando mucho. Me puse a amasar a mano y al cabo de un rato empezo a perder consistencia, se fueron abriendo agugeritos en la superficie y cada vez estaba peor, la masa estaba sobre amasada: desastre irrecuperable.

Algunas fotos de recuerdo.

¡Qué pena!

Esta entrada fue publicada en Cuaderno de trabajo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *