El horneado

Hasta ahora mis panes y brioches no acababan de subir bien, subían, se abrían poco y quedaban buenos pero demasiado compactos para mi gusto. Creo que ya he descubierto por qué.

Uso un horno casero eléctrico normal con resistencia inferior, grill y ventilador.

El grill: el gran enemigo del pan.

Accidentalmente un día puse el horno con solo la resistencia inferior y mi pan se abrió con alegría. Desde entonces vengo haciendo pruebas y estoy horneando de la siguiente manera: caliento el horno mucho (para el pan por encima de los 250 ºC) con el ventilador en marcha para que caliente rápido, cuando meto el pan pongo el programa de resistencia inferior (sin ventilador) y echo agua en un recipiente de hierro fundido que está en la base del horno, en ese momento bajo la temperatura a unos 220 ºC pero no sirve de gran cosa porque la resistencia inferior sola no es capaz de mantener el horno tan caliente. Lo dejo así unos 15 min. durante los cuales el horno se va enfriando y el pan va subiendo y abriéndose que es un gusto. Cuando ya ha subido pongo calor arriba y abajo y dejo que el pan se acabe de cocer y se dore.

Parece ser que la resistencia superior tuesta demasiado la parte superior del pan y no deja que se expanda bien.

Me está funcionando muy bien.

Esta entrada fue publicada en Cuaderno de trabajo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *